Dos pequeñas motitas de luz vagaban solas por un Cielo gris que jamás cambiaba.
Venían por caminos muy distintos, enfrentados, intentando encontrar algo de luz en medio de tanta oscuridad.
Hasta que un día se enfrentaron. Y mutuamente, convirtieron la noche en día, y las sombras se volvieron rayos de sol de infinitos colores.

Estar con vos, es más perfecto que todo eso. Porque con vos cambian las texturas, los colores, los olores, los sabores.. hasta los abrazos son distintos. Los días son cortitos y las noches eternas, con vos esa oscuridad tiene distintos brillos, distintas melodías, todo cambia. Se termina el mundo y empieza el nuestro.
Nuestra imaginación no tiene límites, nuestras mentes van a vagar a cualquier lado, nuestras risas se multiplican, y esas ideas se convierten en una sola, formando una galaxia aparte, un reino donde sólo nos mandamos.
Qué hacer con un lazo así de fuerte? No dejarlo ir jamás.
Te amo más de lo que podría nunca jamás

R.Inn*

1 comentario:

Samy dijo...

Aww... que tierno..

Yo tmb te amo demasiado amiga.

Ojala nunca me faltes