Pianoforte


Las notas suenas débiles, fuertes, raras esta vez.. quizá son mis manos, que no recuerdan cómo es el orden exacto de los dedos, cuáles son los sostenidos, los bemoles..
Esta vez, el hechizo se rompió.
¿Qué son las teclas negras? Sonidos mucho más tristes y graves, el torpe tono medio entre un sonido y otro. La inocencia de esperar que alguna mente brillante las use, como arreglo, como adorno, como simple acompañamiento... Para nada más.

Esa cuerda cortada puede tener un doble significado: este piano vivió muchas vidas, pasó por muchas manos, mentes, cuerpos, caras, sobrevivió a todo tipo de tactos. Quizá no tenga que acercarme a esos sonidos graves, a la parte en que la música pierde los colores..
La enfermedad llegó al límite, la vida siguió, el miedo murió.


No entiendo tu lenguaje, pero sé leer tus ojos.
Esta vez, yo no te espero.


Starlight*

2 comentarios:

alexandra dijo...

muy lindo lo qe escribiste!!!
me gusto!!

Samy dijo...

Sabes k Inn?... Nunca voy a dejar de decir k sos una genia escribiendo.

Quiero que te des un paseo x el blog... vas a recordar esos momentos

Te kiero!